Conectarse

Recuperar mi contraseña

Estación

Primavera, epoca de clima fresco y agraddable, donde las aves cantan, los animales se aparean y ¡vuelven las alergias!
Últimos Temas
Últimos temas
» {ID} Gumi Guminola
Miér Dic 18, 2013 2:48 pm por Gumi

» ✖ Nagisa { I D ] ✖
Miér Dic 18, 2013 2:35 pm por Nagisa

» Mr. Rainbow Muffin [ID]
Miér Dic 18, 2013 2:28 pm por Elliot

» Fuuma, The Hunter.
Sáb Oct 12, 2013 9:24 pm por Fuuma

» Subaru, the twin vampire
Sáb Oct 12, 2013 9:02 pm por .Subaru.

» ✖ Kamui
Mar Oct 01, 2013 6:20 pm por Kamui.

» Fly, Fly Butterfly~ [Rei's ID]
Mar Sep 10, 2013 10:31 pm por Vivien

» Di algo del avatar de arriba
Sáb Sep 07, 2013 8:59 am por Asato

» Cuenta hasta 10
Sáb Ago 31, 2013 3:44 pm por Rin

CORPYRIGHT

Todo el contenido, imágenes, artículos son propiedad de sus respectivos autores.
Skin de Skaôi © y tablas obtenidas con permisos de

Todos los Derechos Reservados ©

Taira

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Taira

Mensaje por Taira el Jue Jul 25, 2013 7:29 am

—Apodo —
—n/a—
—Nombre —
Taira.
—Edad {Aparente}—
15.
—Raza —
Gato / Neko.
—Nacionalidad—
Chino.
—Sexo —
Hombre.
—Tendencia Sexual —
Desconocida. Bisexual.


—Descripción Física —

En su forma humana, Taira es de constitución delgada y construcción delicada. Sus músculos están bien formados sin llegar a marcarse, es de estatura media tirando a la baja —mide alrededor del metro cincuenta y ocho—. Su epidermis es pálida con una tonalidad ligeramente amelocotonada, elástica, firme y suave al tacto, no posee ningún tipo de cicatriz o marca —al menos que se vea a simple vista—. Su rostro no tiene una forma definida —su mandíbula tampoco está marcada— y sus facciones suaves le dan un aspecto más aniñado, por lo que a veces es fácil hacerle más joven de lo que es. De nariz pequeña y algo chata, también posee unos grandes ojos de iris rojizo —algo anaranjado— muy expresivos. Sus cabellos son de un color rubio pajizo, de hebras dispares que llegan por debajo de sus orejas y son algo más largas en la zona de la nuca, su flequillo está cortado de forma que a veces cubre un poco sus ojos y alguno de sus mechones le enmarcan los costados de la cara.

En su forma felina, se presenta como una cría de gato. Su pelo es corto y de color anaranjado —un poco canela—, en las zonas de su cara y patas hay unos cambios de tonalidades que le dan un aire atigrado.


—Descripción Psicológica —

En apariencia sociable y extrovertido, Taira puede pasar por un crío agradable, ingenuo y bueno. Suele mantener un estricto silencio durante los primeros encuentros y con recién conocidos —la duración de esa misma mudez temporal depende de las personas en sí— suele atribuirse a la timidez. Y pesar de lo agradable, tierno y entrañable que es inicialmente —y que puede seguir siendo con las personas que le gustan o de las cuales pueda sacar algo—, Taira no es solo manipulador, sino que también es bastante calculador, egocéntrico —con un pequeño cuadro de narcisismo—, taimado y nihilista.

Le es difícil estrechar lazos con otros seres vivos (?) por su forma retorcida de ver la vida, por lo que cuando se encariña lo suficiente con algo —gente, por llamarlo de algún modo— trata de mostrarse con su mejor cara. Es, también, celoso y tiene un problema muy grande a la hora de confiar en las personas —dada su tendencia a creer que el ser humano y otras existencias parecidas (?) son débiles por naturaleza y tienen tendencia a traicionarse a sí mismos—, eso no significa que siempre esté dudando de las intenciones de los demás, sino que es más propenso a no sentirse decepcionado cuando alguien parece fallarle.

No le gustan los enfrentamientos en exceso violentos —en todos los significados que pueda tener esta palabra(?)—, por lo que no es raro verle desaparecer de la escena durante una pelea, y que reaparezca después de que haya pasado bastante rato. Considera que las malas palabras y el uso de la fuerza física para expresar opiniones en cualquier tipo de situación es injustificado y —en pocas palabras— una barbaridad —lo que no significa que a veces le guste provocar este tipo de situaciones, contradictoriamente—.

Como cualquier otro de su raza —o al menos la mayoría de éstos— demuestra muchos prontos felinos así como la curiosidad, los gestos altivos, su obsesión con la higiene —ya sea personal o del lugar dónde se encuentra— y su tendencia a comunicarse mediante el uso de expresiones faciales —y movimientos de cola(?)—.

—Gustos —
→ Los lugares calurosos, así como los pequeños rincones oscuros.
→ El pescado, y derivados lácteos.
→ Los mimos/caricias/muestras de adoración cariño. Que lo malcrien en exceso, y los regalos —u ofrendas—.
→ La música tipo house, progressive house, electro, dance.
→ Destrozar almohadas y otros muebles cuando anda afilándose las garritas.
→ Las charlas que involucren política y sociología. Así como también temas sobre moda y cine. En general, le gustan los temas con los que pueda chismear sacar conversaciones interesantes.

—Odios—
→ Que le obliguen a hacer tareas —sin pedirle por favor o sin darle nada a cambio—.
→ Sentirse poco valorado y que lo menosprecien.
→ Que le despierten de su siesta, que se tomen la libertad de tocar sin antes pedir permiso.
→ Los lugares con mucha humedad.
→ La mayoría de los frutos secos.


—Historia —


La vida de Taira no puede describirse como difícil, tampoco en extrema feliz —desde su propio punto de vista—. Creció en un pequeño y casi olvidado santuario en un remoto pueblo del más profundo y recóndito lugar de la China central junto a su madre. Desde que tuvo memoria, puede recordar que nunca les faltó de nada, y era así porque los pocos aldeanos que visitaban aquel lugar dejaban sus ofrendas —a la supuesta deidad que pudieran venerar ahí— a su merced y muy a sabiendas de ello.

Taira nunca comprendería el por qué los humanos tendían a esforzarse en sacrificar su comida a quien fuera que cuidase a su pequeña familia. A pesar de su temprana edad, el felino era muy consciente de que por diferentes que fueran de los humanos —o de híbridos como él, nunca supo con certeza de dónde había salido—, las personas a quienes suplicaban por favores no tenían la necesidad de realizarlos; había aprendido que gente como a la que rezaban esos hombres al no ser humanos no podían regirse por las nociones del mundo humano, tales como la moral, la humanidad y otros elementos que conformaban una lista muy larga. Detalles como aquel no provocaron ningún tipo de prejuicio en Taira sobre las demás cosas que pudieran poblar el mundo, más bien le ayudó a poder ver la naturaleza de la gente sin caer en el típico error de ver las imperfecciones de estos como algo malo.

La vida en el pequeño santuario —o templo, como quisieran llamarle— y en el bosque era agradable, siempre y cuando no se llenara de presencias innecesarias que perturbasen la calma del lugar. Y con aquella tranquilidad que parecía ser capaz de volver aquel lugar en un sitio atemporal, Taira vivió ahí hasta que las circunstancias se lo permitieron.

Cuando hablamos de circunstancias, nos referimos a todo aquello que no pudiera ser controlado ni arreglado por los que convivían en ese pequeño trozo de mundo. Cosas como nuevos planes de urbanización y piromanos. Así pues, en uno de esos incidentes, el que había sido el hogar de Taira se hizo inhabitable. Pasando por alto los detalles más escabrosos, abreviaremos para contar cómo Taira aprovechó esa situación para pasear por alguna de las ciudades de las que vagamente había escuchado y así ver de primera mano cómo era la sociedad de la que tanto había escuchado hablar.

La facilidad que tenía Taira para conseguir cosas de los demás, le procuró llegar sano y salvo hasta la ciudad de Aramise, y aunque los primeros días fueron relativamente fáciles de llevar, los reiterados intentos de cazarle —por ser, aparentemente, un híbrido abandonado— comenzaron a preocuparle un poco. Así que tomando el consejo de las personas que le habían permitido dormir temporalmente en su apartamento, Taira decidió ingresar en la tienda de mascotas aprovechando que la sede se encontraba en la misma ciudad. Consideró que era la manera más fácil de solucionar sus problemas a corto plazo. Mientras tuviera un lugar dónde comer, dormir —limpiarse—y no tuviera que preocuparse por raptos que lo llevarían al Mercado Negro, podría pensar en cómo enfrentar la posibilidad de tener nuevos amos.


Objetos Personales

→ Algunos cambios de ropa y una cantidad obscenamente alta de accesorios joyas.
→ Un par de dagas que confiscaron en su entrada a la tienda, regalo de sus antiguos landlores.


Imágenes

apariencia humana:



apariencia gatuna:






••Información del físico••
Gilgamesh [Ko-Gil] —Fate.

Taira
Gato/Neko

Mensajes : 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Taira

Mensaje por Sebastian Birkin el Jue Jul 25, 2013 8:25 am

FICHA ACEPTADA Y CERRADA.
Bienvenid@.  


Sebastian Birkin
Vendedor

Mensajes : 19

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.